Repudio a Moyano en las Filas Obreras Bronx NY

Lunes, 13 Octubre   

Un generalizado repudio en las secciones de las fábricas, en los edificios telefónicos, oficinas del estado y distintos centros educacionales y de salud, se ha extendido contra Moyano por su declaración de que “no es el momento” de aumento salarial.

Un llamado telefónico de la Casa Rosada ha sido más importante que la presión que vienen realizando grandes fábricas como Arcor, decenas de gremios, algunos de ellos con paros como portuarios, maestros o docentes universitarios, reclamando la reapertura de las paritarias. Moyano dejó colgado del pincel al Smata que pide 50% para la rama concesionarios.

Distintas burocracias sindicales se adaptaron a pedir adicionales “no remunerativos”, luego la CGT para “encauzar” las cosas pensó en un doble aguinaldo, pero terminó preacordando con el gobierno un suma única insignificante de 500 pesos a fin de año, en lo que toda la prensa argentina interpretó como una maniobra para evitar la reapertura de paritarias ante el enorme desfasaje salarial de este año y del que pasó. Moyano se ha bajado también de ese planteo final.

Moyano (y Yasky, que acompaña) han hecho la hazaña de quedar a la derecha de la recontraderecha de Barrionuevo, quien en la inauguración de la CGT Azul y Blanca, planteó la reapertura de paritarias y un 30% de emergencia, reclamo por el que no organiza ni convoca a la lucha en sus propios gremios, pero que al menos formula en los papeles.

La CGT se disciplinó como corderito a la UIA y a los gobernadores que pusieron el grito en el cielo contra el adicional salarial. La señal mayor la dio Cristina Kirchner, que después de sostener hasta el cansancio que estamos blindados ante la crisis, ahora “advirtió sobre las secuelas sociales y económicas” y dijo “actuar con responsabilidad”, un eufemismo para disciplinar el gasto público por el lado de los salarios, después de haber parado la obra pública y de tener en la picota el presupuesto de las universidades y los hospitales.


Tags: ,